• Cómo mejorar tu negocio con redes de última generación

    Las redes de última generación han abierto una oportunidad de negocio para la evolución tecnológica de las empresas, permitiendo que sus procesos sean más ágiles y flexibles, al tiempo que se alcanza una gestión más eficiente y un ahorro considerable de costes. Sin embargo, todavía existe cierto recelo y desconocimiento sobre cómo integrar su infraestructura IT en esta red de redes que, sin duda, iniciará el camino de su transformación digital.  

    En el marco de este contexto de incertidumbre, Zigor Gaubeca, Director de Ingeniería y Tecnología en Aire Networks, impartió el pasado miércoles el webinar 'Mejora tu negocio con redes de última generación', organizado por FECEMINTE, haciendo un repaso sobre la evolución de los sistemas de red, aclarando conceptos básicos y mostrando la experiencia de Aire Networks en ofrecer soluciones integradas y personalizadas de procesamiento, alojamiento y seguridad a través de CPDs propios.

     

    Redes más democráticas

     

    En los últimos años las necesidades y funcionalidades de las redes de telecomunicaciones han cambiado ampliamente. “Impulsadas por el boom de los servicios de contenido como YouTube o Netflix se han diseñado modelos de acceso llegando a 800 gigabits en redes de alta capacidad, frente a los 10 gigabits que teníamos hace tan solo 20 años”, recuerda Zigor Gaubeca.

    Un escenario que permite conexiones más directas entre puntos de interconexión, generando un ecosistema de data center hiperconectado y con latencias mínimas. “Ello se traduce en autopistas de información asequibles y en que se haya podido democratizar el mundo de las comunicaciones”.

    Amazon Webservices fue de las primeras empresas en aprovechar la alta capacidad que ofrece la red, permitiendo la virtualización de infraestructuras de terceros en la nube pública. Esta tendencia de grandes y pequeñas empresas de “mover todo a la nube pública incurre en costes muy elevados, en equipos de desarrollos que no optimizan”. Es en ese punto es donde “surge la problemática de ¿cómo salir de la nube pública?”.

    La nube híbrida se plantea como una solución. A través de ella se tiene el “control sobre la nube privada, máxima seguridad, se gana en flexibilidad y ahorro de costes y es más fácil de administrar por parte del proveedor, ya que por uno mismo es bastante complejo conectar una nube pública con una privada y tener esas infraestructuras funcionando de forma simultánea”.

     

    Por dónde se empieza a virtualizar

     

    El grado de criticidad que otorgue la empresa a su infraestructura local es clave a la hora de empezar a planificar una estrategia de virtualización. En definitiva, “ver los beneficios en costes tangibles pero también intangibles, en cuanto a reducción de riesgos, a que los datos estén seguros y ante que la respuesta sea rápida ante incidentes. Saber que hay alguien dando servicio”.

    En el caso de Aire Networks, a través de nuestro de servicio OasIX se ofrece la infraestructura de modo privado, dentro de los data center principales, con clusters dedicados para cliente y se facilita la conexión de esas nubes, tanto de su entorno de almacenamiento, como aplicaciones, hacia data centers propios. De forma que se tienen caminos asegurados con alta capacidad y, además se pueden conectar con la nueve pública, a precios muy competitivos y traer ese tráfico directamente desde una cloud pública hasta un entorno privado de forma muy sencilla.